Este post ha sido elaborado con la colaboración de la empresa Yailux, especialistas en protección contra incendios.

¿Sabías que hay tres tipos de protección contra incendios?

La mayoría de las personas tenemos claro que uno de los sistemas de protección contra incendios es el extintor; sin embargo, no es el único medio para protegernos contra ellos.

Antes de sofocar el incendio, hay que tratar de prevenirlo y, en el caso en el que se active, detectarlo a tiempo para procurar aplacarlo en el menor tiempo posible y que sólo se produzcan pequeños daños materiales.

El primer tipo de protección, y quizás el más relevante, es la prevención de incendios, es decir, todas las medidas que deben adoptarse para evitar o disminuir un riesgo de incendios. En este sentido, contar con la experiencia y conocimiento de profesionales en sus diferentes áreas de actuación, es imprescindible para minimizar los riesgos.

Por ejemplo, un aspecto relevante lo constituyen los cuadros eléctricos, que son necesarios para proteger la instalación eléctrica de una vivienda o edificación, y, de ese modo, evitar sobrealimentaciones o cortocircuitos que puedan ser el origen de nuevos incendios.

En segundo lugar, nos encontramos la protección pasiva, entendiendo como tal a todos los materiales, sistemas y técnicas diseñados para prevenir la aparición de un incendio, impedir o retrasar la propagación del mismo; y, por último, facilitar su extinción.

Por ejemplo, se incluirían en esta tipología de protección la señalización, puertas que evitan la propagación del incendio, los conductos extractores de humo, etc.

Por último, y no menos importante, tenemos la protección activa, encargada de detectar, avisar y extinguir los incendios.

Por ejemplo, se integrarían dentro de esta tipología de protección los detectores, extintores, rociadores y BIES.

Los tres tipos de protección son imprescindibles para disponer de una adecuad estrategia frente a los incendios, son complementarios entre ellos. Si quizás la protección activa es la que llama más la atención al profano en la materia, hay que tener en cuenta que si se cuenta con sistemas de prevención de incendios y protección pasiva, los daños personales y materiales que puedan ocasionarse serán mínimos en comparación con no instalar estos dos primeros sistemas.

Por todo ello, es importante dejarse asesorar por empresas que se preocupen por la seguridad de sus clientes y de la población en general, de su bienestar y que informen de una manera integral para que el usuario tenga a su disposición toda la información necesaria para protegerse ante un incendio. Los profesionales en la materia ayudan a proteger a la ciudadanía de forma indirecta.

Deja un comentario

Solicita Presupuesto