El administrador de fincas y el perito son dos profesiones que tarde o temprano sus caminos tienden a cruzarse, pues los conocimientos técnicos y experiencia de este último resultan de gran utilidad para la resolución de conflictos que pueden surgir en la Comunidad de vecinos frente a terceros, ya sean éstos personas físicas o jurídicas.

Conocimientos, imparcialidad u objetividad, responsabilidad ante sus acciones y, ante todo, veracidad en su informe con independencia de la parte a la que represente, son las características mínimas que se le debe requerir a un perito.

Los peritos deben ser profesionales acreditados, ya sea por estar inscritos en los listados que los Colegios Profesionales suelen disponer con relación a su materia de conocimiento, por estar certificados con la titulación académica necesaria en la materia peritada y la formación específica en peritaje, o incluso por ser considerado como profesionales idóneos para el asunto a peritar, y que aún no disponiendo de una titulación específica, sus conocimientos y experiencias en la materia le convierten en un profesional con las características adecuadas para esta actividad.

La actividad del peritaje por sus características y responsabilidad es compleja, por lo que siempre se recomienda acudir a profesionales como los que pueden encontrarse en SOLUCIONAF, https://solucionaf.com/listing-categoria/peritaciones/, pues su trabajo comprende un gran abanico de actividades, todas ellas de gran responsabilidad, como son:

  • Elaboración de informes periciales: Muy habitual en las comunidades de fincas, donde pueden surgir dudas sobre el estado de determinadas instalaciones, sobre cómo actuar ante determinadas deficiencias, para conocer una opinión independiente ante discrepancias con empresa que han trabajado con la comunidad de propietarios.

El informe elaborado por el experto perito facilitará al Administrador argumentos que permitirá la toma de decisiones e incluso, en procedimientos reclamaciones, evitar a la vía judicial.

Igualmente, estos informes podrán ser presentados, en caso que sean admitidos para ello, en los procedimientos judiciales que puedan iniciarse como consecuencia de denuncias, reclamaciones,…

  • Elaboración de contrainformes periciales: Al comienzo del post se hacía referencia a las características que debe cumplir un buen perito judicial. A pesar de ello, la experiencia de éste, o la posibilidad de que las opciones técnicas sean variables, puede implicar que surjan informes periciales aparentemente contradictorios.
  • Acudir a juicio requerido por una de las partes para ratificar el informe pericial elaborado o a responder a las preguntas técnicas que puedas ser planteadas.

Deja un comentario

Solicita Presupuesto