El refranero español, siempre sabio, es aplicable a muchos momentos de la vida…y después de ésta, y es que, en ocasiones, “dejar para mañana lo que puedas hacer hoy” puede causar muchos problemas y gastos a nuestros más allegados.

Términos como testador, declaración de herederos, herencias sin testamento o “ab intestato”, etc., pueden convertirse en un auténtico galimatías para los profanos en la materia, pero conocer en qué consiste cada uno de ellos, o los tipos de testamento con los que nos podemos encontrar y cuáles son los que más nos convienen, nos permitirá estar seguros de que se cumple nuestro deseo.

Aun cuando el testador haya sido previsor, y haya realizado sus “deberes”, irremediablemente llega el momento de la herencia, llevar a efecto sus últimas voluntades de forma adecuada entre todos los herederos y liquidar los impuestos asociados a todo el proceso. Trámites administrativos y fiscales, en ocasiones complejos, que recomiendan estar asesorados por profesionales conocedores de la materia y que nos ayudarán en momentos difíciles para los herederos.

Como suele indicarse, en los detalles está la perfección, por ello, contar con “abogados” y expertos en la “gestión de herencias” como los presentes en SOLUCIONAF, permitirá ahorrarnos seguramente mucho tiempo, probablemente dinero, y, quizás, algún que otro disgusto por no realizar todo el proceso acorde a la normativa vigente.

Pensar en el futuro no siempre es fácil, pensar en más allá de este futuro, ya es complejo, pero merece la pena no dejar cuestiones abiertas a la interpretación, ni a potenciales disputas. Ello nos permitirá descansar en paz.

 

Foto: andreapiacquadio_

Deja un comentario

Solicita Presupuesto