Los rigores invernales están ya plenamente asentados en la Comunidad de Madrid, el frío y la lluvia es una constante los últimos días, y sólo falta la nieve para tener esa blanca estampa cada vez menos frecuente en nuestras latitudes.

Son fechas en las que calderas, calefacciones y combustibles están no solamente en boca de los ciudadanos, sino que abren telediarios y son fuente de información de la prensa generalista. Las viviendas con calderas individuales hacen malabarismos para que la factura del suministro repercuta lo menos posible en la economía familiar, y en los edificios con caldera comunitaria surgen las disputas vecinales por mantener un equilibrio entre las temperaturas de los pisos ubicados a mayor altura y las primeras plantas.

Asociado al uso de las calefacciones durante estas fechas no sólo se incrementa la factura económica individual, sino que la factura medioambiental crece exponencialmente. Contaminación, polución, gases de efecto invernadero, cambio climático, es un vocabulario que durante el invierno está muy ligado al encendido de las calderas, a las que se les considera principales culpables de la pérdida de calidad del aire durante estas fechas.

En este sentido, se estima que las emisiones de CO2 generadas como consecuencia del empleo de la calefacción y el agua caliente sanitaria en una vivienda tipo de 100 m2 habitada por cuatro personas equivale a las emitidas por un coche en 10.000Km. Y es que el 36% de las partículas contaminantes emitidas proceden de las edificaciones. Las calefacciones son responsables del 20% de la contaminación de Madrid, cifra que duplica la Asociación de Instaladores del Sector Energético, y que señalan a las calderas de carbón, a las que cifran en más de 500 en el municipio de Madrid, como unas de las máximas responsables.

En todo caso, sólo un uso responsable y eficiente de la calefacción, así como la inversión en mejores aislamientos, puede ayudarnos positivamente a corto plazo.

Calderas de condensación, calentadores estancos de bajo NOx, marcos de ventanas de PVC, madera, metálico, o mixtos, con una permeabilidad al aire Clase 4, es decir, la más eficiente, mejora del aislamiento de las fachadas, o trucos tradicionales como el empleo de alfombras o la ventilación diaria de la vivienda en los momentos de menos fríos, son algunas de las ideas que debemos poner en práctica.

No obstante, en Solucionaf están presentes las categorías específicas de “Calefacción y calderas”, además de la de “Combustibles”, sin olvidar otras relacionadas como las dedicadas a eficiencia energética, a energías alternativas, fontaneros…, por lo que recomendamos su consulta para la búsqueda de profesionales que nos asesoren adecuadamente.

Deja un comentario

Solicita Presupuesto